Palo – December 2020

Helping Teens Handle the Holiday Blues

By Nadine J. Smet-Weiss, Community Liaison; Translation by Ana Villaman, Prevention Specialist

It can be easy to think of teens as a different species, but it turns out they are perfectly human – just like the rest of us! True, they are passing through a stage of such significant development it can almost be considered a true metamorphosis. And their sometimes extreme emotional shifts may be difficult for them, and us, to understand. But don’t let any of this distract you from the truth that a teen in your life might be experiencing the ‘holiday blues.’

The ‘holiday blues’ are typically short in duration, and brought on by the added stress and anxiety that can come with the holiday season. High expectations, an increased number of social events, disruption of sleep schedules, changes in eating patterns, a decrease in exercise habits and travel are just a few of the things that may contribute to increased stress and anxiety during this season.

Here’s where a trusted adult or friend can make all the difference. Pay attention, and if a teen (or anyone) in your life seems to be struggling with the holidays, begin by asking them how they are feeling. Listen, respect and validate their feelings. Let them know that they are not alone – a lot of people struggle with the holidays. Then, help them begin to build their toolbox for handling the holiday blues by asking: What can help you feel better right now? What healthy habits (start with sleep, nutrition, exercise) could help you feel better? How can I support you to do the things that help you feel better?

NOTE: If the “holiday blues” last more than two weeks, it could be a sign of depression. Check-in with your health care provider or contact: Service Access and Management at 610-236-0530, text line: 484-816-7865.

 

Ayudar a los adolescentes a manejar la melancolía estacional

Puede ser fácil pensar en los adolescentes como una especie diferente, pero resulta que son perfectamente humanos, ¡al igual que el resto de nosotros! Es cierto que están pasando por una etapa de desarrollo tan significativo que casi se puede considerar una verdadera metamorfosis. Y sus cambios emocionales a veces extremos pueden ser difíciles de entender para ellos, y para nosotros. Pero no dejes que nada de esto te distraiga de la verdad de que un adolescente en tu vida podría estar experimentando el ‘la melancolía estacional.”

 

Los ‘melancolía estacional’ es típicamente corta en duración, y provocada por el estrés y la ansiedad añadidos que pueden venir con los días feriados. Las altas expectativas, un mayor número de eventos sociales, la interrupción de los horarios de sueño, los cambios en los patrones de alimentación, una disminución en los hábitos de ejercicio y los viajes son sólo algunas de las cosas que pueden contribuir al aumento del estrés y la ansiedad durante esta temporada.

 

Aquí es donde un adulto o amigo de confianza puede hacer toda la diferencia. Presta atención, y si un adolescente (o alguien) en su vida parece estar luchando con los días feriados, comienza preguntándoles cómo se sienten. Escucha, respeta y valida sus sentimientos. Hazle saber que no están solos – mucha gente lucha con los días feriados. Entonces, ayúdalos a comenzar a construir su caja de herramientas para manejar la melancolía estacional preguntándole: ¿Qué puede ayudarte a sentirte mejor en este momento? ¿Qué hábitos saludables (comenzar con el sueño, la nutrición, el ejercicio) podrían ayudarte a sentirte mejor? ¿Cómo puedo apoyarte para hacer las cosas que te ayudan a sentirte mejor?

NOTA: Si el “la melancolía estacional” dura más de dos semanas, podría ser un signo de depresión. Consulta con tu proveedor de atención médica o comunícate con: Service Access and Management al 610-236-0530, línea de texto: 484-816-7865.

 

 

 

 

Translate »